jueves, 19 de enero de 2017

5 hábitos para quitar un dique del aprendizaje


El estrés no siempre tiene síntomas evidentes; generalmente, lo experimentamos” cuando somatizamos” algún problema o cuando, por ejemplo, no podemos dormir, pero lo cierto es que puede aparecer” en cualquier momento o circunstancia.

Lo que sí sabemos que si estamos estresados podemos cometer errores que luego nos cuesta trabajo corregir, no importa si es en el ámbito laboral o en el personal; a veces reaccionamos” ante situaciones adversas que, sin estrés, no tomaríamos” de la misma forma.

Por eso, aunque todo aprendizaje en materia de desarrollo humano, siempre es producto de una práctica constante, como cuando estudiamos para aprender otro idioma o para tocar la guitarra, hay algunas herramientas que pueden ayudarnos a salir rápido del problema.

En este caso, lo que hará que podamos combatir” el estrés en un tiempo mínimo, será la práctica de algunos pasos que hoy quiero compartir contigo; pero recuerda siempre nuestra recomendación general -la que incluso damos a nuestros amigos que aprenden inglés con nosotros-: la práctica hace al maestro.

Acompáñame entonces revisar estas sencillas pero efectivísimas acciones que te mantendrán con un nivel bajo de estrés y que, por ende, te permitirán un mejor desempeño en todos los ámbitos de la vida, incluido el aprendizaje -que es el que nosotros.

1.- Tómate un tiempo para levantarte. No me refiero al clásico cinco minutos más, por favor”, sino a abrir los ojos, respirar profundamente, estirarte con cuidado -recuerda que estás frío”- y sentarte tras uno o dos minutos de haber abierto los ojos.

Ya sentado, tómate otros dos tres minutos para espabilarte” y cuando pone de pie sin correr”; ¿qué sucede comúnmente? Que cuando suena el despertador, corremos” a apagarlo” es como si sonara el disparo de en-sus-marcas-listos-fuera: empezamos a cabalgar contrarreloj. Hay que eliminar esa parte. De ser necesario, pon tu despertador cinco minutos ante de la hora acostumbrada.

2.- Hay quienes despiertan” con un buen baño de agua fresca o tibia. Esto ayudará a la circulación, más si te tomas el tiempo suficiente para relajarte mientras te duchas. Si prefieres una taza de café, recuerda que pasan unos 20 minutos antes de que funcione” el aditivo. Si mientras tanto lees algo motivador, la combinación será casi perfecta.

3.- Quizás sea inevitable que, con la conciencia” ya de estar completamente despierto, algunos de los pendientes” vengan a tu mente; identifica bien cuáles de esos pensamientos te generan emociones como preocupación, ansiedad, inquietud, incomodidad. En ese momento no los resolverás ¿estás de acuerdo? Míralos como si fueran objetos, como si fueran nubes que están pasando por tu mente. Piensa sólo una cosa: uno por uno y todo a su tiempo. Paso a paso. Estas tres pequeñas cosas, reducirán su carga negativa.

4.- ¿Tienes música que te inspire o te relaje? Mientras te arreglas o tomas el restodel té o café, ponla y hazla parte de la atmósfera; esto hará que tu mente se relaje aún más y vaya llenándose de positividad.

5.- Puede resultar incluso raro” para algunas personas, pero sentir ciertos aromas puede ayudar a que la mente se relaje; por ejemplo, una flor. Si en tu jardín tienes alguna, pues tómala y aspira lentamente. ¡hey, no la pegues tanto a tu nariz! Sólo lo suficiente para que puedas sentir su amora.

El mayor beneficio de todas estas acciones es confiar en lo positivo que traen; están probadas, muchos incluso las hacemos sin reparar en ellas; por eso, la clave hoy será ser mucho más conscientes de lo que realizamos en el momento en que lo hacemos y pensar algo: es únicamente por nuestro bien, para que nos vaya mejor.


Lo demás, llegará “caminando” ¡Mucho éxito!

martes, 10 de enero de 2017

Inteligencia emocional para aprender


Cuando se habla de inteligencia, generalmente se  piensa en personas que son capaces de desempeñarse bien en casi cualquier ámbito de la vida, sobre todo en el profesional o laboral.

Se imagina uno a personas ‘sagaces’, con pericia para resolver problemas e incluso para sacarnos de situaciones de apuro, en medio del peor escenario. Al menos yo, así lo veo y con esta manera de actuar asocio la inteligencia.

Por supuesto, no la estoy definiendo, tan sólo describiendo cómo yo veo a quienes tiene esa habilidad, características o capacidad, como la quieras llamar.

Lo que no imagino -y de esto quiero hablarte- es que estas personas se despojen” de sus conocimientos y habilidades -precisamente ésas que las hacen inteligentes- para resolver problemas.

Tranquilo, no estoy diciendo algo ilógico. Ahora me explico: sucede que se cree las personas que manejan el concepto de inteligencia emocional se despojan” de sus emociones para poder actuar bien en los aspectos más importantes de la vida.

En realidad, muchos creen que las personas inteligentes emocionalmente han reducido” sus emociones al mínimo y han logrado que éstas sean tan irrelevantes” que no interfieran en su forma de actuar.

¿Se puede cree entonces que una persona con inteligencia emocional es capaz de aprender más rápido -que es lo que Natural English busca- porque no hay obstáculos que interfieran en el proceso?

Si crees en eso o imaginas a las personas inteligentes emocionalmente de este modo, creo que no estás en el camino correcto.

Lo cierto es que la inteligencia emocional se trata identificar, controlar y expresar de la mejor forma nuestras emociones. No se trata de acallarlas” o aplacarlas”, aunque en cierto modo el resultado final así lo haga ver.

Tan sólo imagina a una persona que no pierde el control, aún en la situación más desquiciante, seguro pensarás que ha dormido” sus emociones ¿no?

De hecho, si nosotros no nos hemos introducido a esta práctica e intentamos controlar la ira, estaremos muy lejos de ser personas emocionalmente inteligentes. Me atrevo a decir que, incluso, como dicen comúnmente, toparemos con pared”.

Recordemos que las emociones son parte del ser humano, y que están ahí por algo y no precisamente para hacernos la vida de cuadritos. En realidad, nos están diciendo algo”, no están alertando” de algo, no están previniendo” e incluso salvándonos” -en algunos casos- de daños mayores.

¿Qué te tiene molesto en este momento o qué te incomodó al grado de que te robó tu atención en algún momento del día?

El verdadero problema es que tarde o temprano ese enojo se expresará de alguna forma, más si no has identificado plenamente la causa, y si no has sido capaz de llevarlo hacia un sitio seguro”.

No intentemos hacer algo que no hemos aprendido, como no intentemos hablar inglés si no tenemos los conocimientos básicos, no porque sea malo -en el caso del inglés- sino porque seguramente chocaremos” y eso incluso puede provocarnos más ansiedad y más miedo.

Por eso, al igual que ocurre con la inteligencia racional, que estudiamos, aprendemos, buscamos a expertos, nos preparamos, etcétera, hay profundizar en la teoría, herramientas y práctica de la inteligencia emocional para que podemos saber actuar y sobre todo no confundir.


Nunca dejaremos de sentir como nunca dejaremos de pensar: tan solo lo haremos con un enfoque positivo ¿por qué no lo intentas?

jueves, 29 de diciembre de 2016

Creatividad e inglés, una combinación perfecta



Es importante tener en cuenta, siempre, que en este mundo competido la creatividad es la forma más inteligente de salir adelante porque hay ya tantas cosas que se han hecho que es cada vez más difícil encontrar un nicho.

Estoy hablando, por supuesto, del emprendedurismo, de la capacidad de generar un negocio o empresa que pueda ofrecer una mercancía o servicio que tenga alta demanda.

Muchas veces, como hemos comentado ya, el éxito no se basa en el dinero que podamos tener u obtener. Por ahí escuché una vez una frase, inconclusa a propósito para llevar a la reflexión: ‘Si tus sueños dependen del dinero...’

En lo particular, yo la completaría así: ‘... entonces son sólo eso: sueños’... Y cada quién podría completarla como quisiera, pero el caso es que no podemos basar nuestro proyectos sólo en cuestiones monetarias.

Sé que muchos proyectos dependen de los recursos, pero éstos no siempre son monetarios ¿estamos de acuerdo? Bueno, quizás no, pero te voy a dar un ejemplo de cómo combinar’ dos cosas que aparentemente no están tan interconectadas, pueden tener un éxito en el emprendedurismo.

Hace ya unos dos o tres años, una japonesa que estaba en busca de crear un negocio, entrevistó a unas 200 mujeres de su país. Independientemente de lo que en particular encontró, la mayoría de las respuestas coincidía en algo: las damas quería poder comunicarse con los extranjeros.

¿Qué harías tú, pensando en un modelo de negocio?

En el caso del hombre que nos ocupa, pensó en que el mejor idioma para comunicarse con gente de fuera sería indudablemente el inglés ¿y crees tú que lo ‘inmediato’ fue crear un método nuevo de inglés o un curso específico para mujeres?

Bueno, no específicamente: lo que hizo fue crear un lugar al que las mujeres pudieran llegar y practicar esa conversación; como todo esto también estaba relacionado con el deseo de las mujeres de interactuar en cuestión sentimental con los extranjeros creó un café temático en el que la atención estaba a cargo de ‘mayordomos’.

Los que buscaba la propietaria era explotar la principal ‘demanda’ de las mujeres: charlar en inglés, pero también darle un ‘plus’, darle algo a las damas que les resultara novedoso e interesante a la vez.

Independientemente de la decoración victoriana, que busca hacer de las mujeres unas auténticas, reinas, el bueno trato de los meseros extranjeros y su oportunidad de interactuar con las mujeres dio el éxito al negocio.

En ese sentido, la propietaria también explotó un atractivo que tienen los hombres occidentales entre las mujeres japonesas, y no únicamente por lo que puede ser el atractivo físico: las damas expresaron que, sobre todo, les gustaba el trato que los extranjeros les daban.

¿Esto te da una idea de lo que la creatividad y el inglés pueden lograr en tu vida?

¿Qué estés esperando!